La importancia del buen diseño en el éxito empresarial

buen diseño web

Como concepto genérico el diseño es un proceso que se da en cualquier ámbito de forma consciente o inconsciente que consiste en planificar la forma que tendrá algo con una función específica. Se diseñan páginas web, edificios, estrategias militares, planes de marketing, objetos decorativos… infinidad de cosas tangibles e intangibles.

La belleza absoluta del buen diseño se da cuando el usuario percibe clara y exclusivamente la esencia funcional de este. No es Arte, aunque es un arte. Lo que define a cualquier buen diseño es la efectividad con la que cumple su objetivo, y tiene unas características comunes:

Qué caracteriza a un buen diseño en general:

  • El buen diseño es esclavo de la función. Diseñar es planificar la forma de cumplir un objetivo. Se diseñan herramientas, webs, ventiladores, estrategias, vestidos, planes, edificios…
  • Bebe de las tendencias para encontrar mejores soluciones, no para apuntarse a una moda.
  • El usuario lo entiende. El buen diseño es comprensible y manejable por nuestro usuario. Su uso produce satisfacción, fomentando así que se sienta cómodo y lo siga utilizando.
  • Mola

La buena dirección de arte en diseño web

  • Una buena página web transmite los valores de la marca no los del diseñador. Un diseñador no tiene que tener su estilo, el estilo depende de la estrategia creativa.
  • El buen diseño transmite trabajo bien hecho y fomenta la confianza del usuario en la marca.

El buen diseño ayuda a vender más

El buen diseño ayuda a vender más porque es la manera de transmitir de forma creíble el mensaje de nuestra marca, sus valores, y porque es esencial para ofrecer una buena presentación de nuestros servicios o productos.
Por hacer un paralelismo con conceptos más “de toda la vida”:

Hay una gran diferencia entre llegar a una tienda ordenada, cómoda y agradable, con los productos fáciles de encontrar, con probadores maravillosos, una climatización excelente, unos vendedores educados que hablan correctamente, etc, y  entrar en una tienda con la ropa en montones, vendedores groseros, sin probador, sucia, con un montón de cosas innecesarias en medio del pasillo.

La misma necesidad de diseño se da para locales comerciales, oficinas, hoteles, páginas web, tarjetas de visita… 

Apostar por el buen diseño es invertir en futuro.

Un buen diseño debe responder a los valores de marca y tiene que conectar con las personas, sobre todo con nuestro público.Con un buen diseño, los “posibles clientes” serán atraídos más fácilmente, es por ello que no se debe descuidar este aspecto.

Una buena imagen de marca es imprescindible para cualquier tipo de negocio, independientemente del tamaño o actividad de la empresa, y esto solo se consigue delegando inteligentemente en profesionales.

¡Una marca fuerte motiva a los empleados, una comunicación clara fomenta el buen entendimiento, un buen diseño del entorno de trabajo fomenta la productividad! Por tanto podemos optimizar costes, producir más en menos tiempo y con más calidad.

El valor de una marca es uno de los activos más valiosos del capital de la empresa.

Aplicar la creatividad profesional y establecer la comunicación y el diseño como prioridad es una inversión rentable. Actualmente es de vital importancia que tu empresa preste a sus clientes una experiencia positiva, dedica tus esfuerzos en diseñar pensando en ellos y en nuestro planeta.